Los trastornos de conducta alimentaria están siendo cada vez más evidentes, por los cánones de belleza que nos venden en los medios de comunicación. Estos trastornos son un verdadero problema para las personas que las padecen así como para la familia, ya que en la mayoría de las ocasiones no se sabe dónde acudir o como abordar el problema.
Tales trastornos pueden derivar en anorexia, bulimia o comer compulsivamente, pero también puede verse reflejado en un problema de ansiedad que al final se acaba pagando con la comida y con su irrefrenable ansía de picar. 

No obstante, cada persona puede tener un problema reflejado en la comida, y no estar identificado con cualquiera de los mencionados anteriormente. 

El abordaje de los trastornos de conducta alimentaria, debe ser multidisciplinar, donde la ayuda psicológica debe ser el pilar del tratamiento en cuestión.

En la consulta contamos con la presencia de un Gabinete Psicológico, donde se tratará el problema, y junto con el resto del equipo de la consulta se planificará el tratamiento adecuado para cada persona.